Final Thesis Project

The project was dreamed as a telling of a main character: the Water. The Water begins to blur the Chinese social classes. As a common point in the Chinese Culture, Water can grant new roles to the different players in the tale, resulting all the social conditions forgotten.

Water was deliberately chosen as protagonist because of the deep meaning in the Chinese culture. Asiatic traditions believe in the spiritual significance of the Water, one of the Five Elements in the Chinese philosophy.

Moreover, Water is essential at the project’s emplacement: The proposed site is related to the Grand Canal in Hangzhou City, an axis which articulate the city. In this way, Water works as an element for generate the landscape and the social respect. The landscape sprouts around the water seeds, which become blossoms of Architecture, proposing a new traditional model that create social identity. Consequently, Chinese society could get back their trust in the local Architecture.

The tale over the project describe a process experienced by the Water along 15 Chapters, until all new Chinese characters would be joined around a Water Landscape, which is sustainable in two essential ways: social and environmental, full of symbolism and tradition.

Como Agua de Mayo
(original tale text)

“Cuenta la leyenda, que en la primavera de 2016, cuando los nenúfares aún no habían florecido, el Agua buscaba un refugio en Hangzhou… Así que el agua emprendió un viaje y en su primer destino le recibieron con los brazos abiertos.

Abrazar el Agua es dar refugio a la Lluvia: acariciarla, cuidarla, tratarla y obtener el favor que ésta nos devuelve: contemplar un paisaje limpio, jugar con sus diferentes formas, cultivar unos productos naturales, disfrutar del vapor del té. Encontró refugio en 4 diferentes abrazos:

  • El aljibe habitado, donde habitar la lluvia significa contemplar el agua mojar, escuchar el murmullo de las gotas caer.
  • La linterna de agua, que contiene el estanque de nenúfares y el cultivo de juncos, gracias a los cuales el agua alcanza el nivel máximo de tratamiento.
  • Las vasijas de vapor, donde la lluvia viaja por una cesta de gravas filtrantes y, tras ser tratada térmicamente, coloniza unas bandejas y vasijas que hacen habitable el paisaje.
  • Y La luna líquida, donde se puede observar cómo la lluvia baila entre las gravas y contemplar el reflejo de la luna sobre láminas de Agua.

 En torno a estos abrazos, salpicó determinadas áreas generando un mapa de constelaciones. El agua talló el terreno entre linternas, siendo el plano del suelo contenedor y depurador al mismo tiempo. En la linterna de Agua, acarició el hormigón, saltó desde el acero, bailó entre nenúfares, siendo el abrazo más completo. Se desprendió de su abrigo para mostrar su aparente frágil cuerpo de bambú. El cual se dejó cultivar, guiar, descortezar y sirvió para la artesanía local. … y hasta el sauce más triste no quiso perderse este espectáculo

 El Agua labró, en este viaje, una topografía que hizo posible la Fiesta del Paisaje y el crecimiento de determinadas especies vegetales que conforman el marco de festividades y tradiciones chinas. De las semillas del Agua, nació un tejido líquido que cubrió el paisaje en cuatro tiempos:

  • la cimentación de hormigón, perteneciente al universo pétreo del terreno, contiene láminas de agua y nenúfares;
  • de este vaso de Agua brota una estructura de bambú y acero del que cuelga un depósito contenedor de un filtro de gravas.
  • Así, la carga del abrazo se compensa con una cubierta de escala paisajística que cubre grandes espacios, atirantada desde estos brotes estructurales.

 El Agua floreció con dos singulares disfraces: las linternas más ligeras deberán atirantarse a depósitos de agua bajo el terreno, mientras que en el abrazo al Agua la carga del depósito se compensará con el peso de la cubierta. Se trazó cuatro grupos de constelaciones que cubrieron el firmamento; garantizando diferentes grados de habitabilidad. El Cosmos colocó el Abrazo el Agua en una posición central para equilibrar las linternas, siendo especial tanto la situación estructural como el umbral bajo ellas. Las tres situaciones posibles quedan definidas por:

  1. El abrazo al Agua,
  2. La linterna ligera, donde se cultiva lo efímero
  3. Los satélites, apoyos auxiliares para ménsulas de grandes longitudes.

 El Agua empapó cada rincón de la ciudad, convirtiendo las diferencias sociales en papel mojado, dando soporte arquitectónico y dignificando usos informales que se volcaban al espacio público. Y tras empapar la ciudad, todos salieron a la calle a compartir la primavera de Mayo en aquel lugar junto al Gran Canal. Cualquier excusa era buena para bailar junto al Agua, que disolvía las fronteras sociales, a la vez que los límites físicos de la arquitectura. La cubrición de estos jardines permitía festejarlos. Este umbral filtraba la luz como si se tratara de una cubrición vegetal. Durante este baile, salpicó cada rincón, trazando dos tejidos:

Los umbrales, definidos por la ruta porosa, donde el Agua discurre sin barreras, y El viaje impermeable, donde la lluvia es recogida para verterse a los abrazos principales, cuatro diferentes puntos del paisaje que recogen el Agua y desde los cuales crecen las Constelaciones, grupos de estrellas que definen áreas de paisaje y dinámicas sociales por otro lado, los satélites son puntos de reserva de agua de lluvia que salpican áreas paisajísticas asilvestradas del proyecto.

 Su danza dibujaba un recetario de confines que pintaba la atmósfera, definidos por el tamiz de luz de las piezas cerámicas, la topografía y el reflejo del agua. Son los núcleos equipados de las linternas los que hacen posible el desarrollo de los programas en torno a ellas. El Agua también se ocupó de acondicionar pequeños escondites en el paisaje mediante láminas radiantes.

 Una vez tejidas entre sí, las linternas definen un umbral paisajístico. El terreno se pliega con el Agua y las losas de hormigón, encerrando en ellas el soporte de las instalaciones que hacen posible determinadas festividades cotidianas. El Agua se depura en este viaje hasta terminar en puntos de consumo, como el ritual colectivo, donde el Agua quiso festejarlo por todo lo alto, desnudándose en vapor de té.

 Muchos habitantes de esta ciudad vieron sus sueños cumplidos bajo el umbral de estas linternas. Por fin, la familia Zhang se convertiría en los perfectos vividores de lo cotidiano, Wei y su abuelo Yong acudirían a volar su vieja cometa junto al Gran Canal, y las hermanas Zhao podrían recolectar los mejores objetos encontrados de la ciudad en el mercado tapiz.

 El Agua como protagonista en este recorrido, consigue reunir de nuevo a cada uno de los personajes de la Sociedad China alrededor de un Paisaje, con un contenido simbólico especial y tradicional, viniendo a este rincón de Hangzhou como Agua de Mayo.

img_6632ed

Anuncios